lunes, 31 de mayo de 2010

LA ROSA DE LOS SUEÑOS

Una vez pasado un tiempo de reflexión, cuando el cauce de los sentimientos vuelve a serenarse dulce en su camino inexorable hacia lo cotidiano, es quizás cuando sea el momento de agradecer a tantas y tantas personas anónimas que nos han dedicado una sonrisa con miradas de aliento.


Mi voz, convertida en palabras impresas, es la imagen indescriptible de 24 corazones que un sábado de mayo pusieron un nudo en la garganta a cuantos nos acompañaron en el teatro Horacio Noguera.


Ellas y ellos sabían que esa era su última sesión, que esa noche se cerraría el telón de los sueños… cuanta verdad se escondía entre bambalinas, cuanta pasión jugaba entre escenas… Esa noche hasta el cielo quiso ser su amigo cómplice derramando lágrimas de amor que se confundían con la que se deslizaban por sus mejillas inocentes.

Y todos los que allí estábamos tuvimos la suerte de vivir la magia convertida en nebulosa embriagadora que se introducía por cada poro de una piel, ya de por sí ebria de tanta emoción, para conquistar y quedarse en un rinconcito del alma para siempre.


Cuando el puzle busca su fin, cuando cada pieza encaja acompasada para componer un espectáculo visual y estético capaz de conmover lo más profundo de los sentimientos, cuando se da tanto a cambio de nada… es entonces cuando se experimenta la fortuna de lo inexplicable.


Y eso ocurrió una noche isleña en la que 24 almas se quedaron vacías de tanta felicidad como regalaron a pequeños y mayores, una noche en la que dijeron hasta siempre, una noche en la que la rosa de los recuerdos, esa que guardaba celosa siete meses de ilusión, fue lanzada al cielo de Isla Cristina.


Y, al igual que la más bella historia de amor jamás contada, Isla Cristina ha acogido en su regazo el reto y lo está devolviendo con una pasión incontrolada, tal y como deben ser todas las pasiones, haciendo suya una manifestación cultural que nació por y para ella.


Por todo lo que nos estáis ofreciendo, y a todos los que habéis hecho posible este sueño mágico, gracias por DEJAROS SEDUCIR…


La ROSA descansa acunada en su pedestal de luz ansiosa de volver a enamorar a su “muchacha” marinera.

0 comentarios:

 
Diseño Manuel Herrera Román | Hormiguero actual en C.E.I.P. Dr. Fleming - Málaga | Málaga